Quiénes somos

Un origen único

Extremadura tiene uno de los ecosistemas mejor conservados de toda Europa. La Dehesa Extremeña constituye un paraíso ecológico, donde convive, de forma armoniosa, la estrella de la ganadería extremeña: el cerdo ibérico puro.

Nuestras dehesas están situadas en pleno corazón de Extremadura, con una extensión de 9.041 hectáreas (todas provistas del certificado medioambiental ISO 14001) arbolada a base de encinas, alcornoques y verdes pastos. Nuestros animales, de pura raza ibérica, campean en libertad, alimentándose con bellota y hierba salvaje.


Sanos por naturaleza

Los productos Andares de la Dehesa no son solamente uno de los productos más exquisitos que puedan apreciarse: son mucho más que un manjar gastronómico. Las grasas que poseen los cerdos ibéricos puros de bellota de Andares de la Dehesa, producen un incremento de la tasa del colesterol beneficioso (HDL) y reducen la tasa del colesterol perjudicial (LDL). Además de ser un producto cardiosaludable, proporcionan proteínas, zinc, calcio, magnesio, fósforo, selenio, hierro, ácido fólico y numerosas vitaminas. Por eso, lo mejor que puedes hacer con un Andares de la Dehesa es comértelo.


Calidad insuperable desde el origen hasta el producto final

Todos los cerdos de Andares de la Dehesa disfrutan de unas condiciones óptimas para desarrollarse en plena naturaleza, en montanera natural, en la Dehesa Extremeña.

En Andares de la Dehesa somos conscientes de la importancia que tienen la prevención y la bioseguridad, consiguiendo unos productos totalmente naturales. Por eso, los productos Andares de la Dehesa son sometidos a estrictos controles de calidad, desde el control del cerdo en sus fases
iniciales, pasando por su crecimiento en las dehesas extremeñas, hasta la elaboración de los productos curados, consiguiendo así unos productos de gran calidad, fruto de esa despensa natural: la Dehesa Extremeña.